Redactores freelance, ¿para qué sirven?

Redactor freelance

‘Se busca redactor…freelance’. Sí, freelance, has leído bien. Desde hace unos años han proliferado este tipo de anuncios en las páginas web corporativas y en los portales de empleo. Pero… ¿te has parado a pensar por qué es tan necesaria la figura de estos profesionales en la empresa? ¿Para qué sirve un redactor freelance? Bajo mi punto de vista, para mucho más que para escribir bonitos post. 

El perfil del freelance

Hay muchas personas que piensan que cualquiera puede redactar. Sí, no vas del todo desencaminado. Si en el colegio te enseñaron a escribir y después aprendiste a utilizar un ordenador, tú también podrías ser redactor… Pero no es tan sencillo. Las empresas buscan expertos en la materia y que, además, redacten con un vocabulario adecuado, con coherencia, cohesión y sin faltas de ortografía.

Pero no solo eso, porque también reclaman una redacción orientada al SEO, al posicionamiento en Internet y buscan que los contenidos de la web contengan lo que se denomina ‘marketing de contenidos’.

Por si no lo has adivinado ya, se pide que los redactores freelance sean periodistas. Desde que estalló la crisis económica, más de 11.000 profesionales han dejado de trabajar en medios de comunicación para lanzarse de lleno al mundo digital. Y han modificado por completo lo que hasta hace unos años implicaba ser redactor.

Las funciones del redactor

Las redes sociales y las páginas web corporativas se han convertido en un nuevo escaparate social. Los redactores freelance solo tienen la tarea de convertirlas en más llamativas y hacer de ellas una especie de ‘periódico monográfico’ sobre la empresa y su sector de actividad.

Sus tareas fundamentales son la de dar con el público objetivo de la compañía y hacer buen uso del marketing de contenidos, esto es, idear post que sean interesantes de leer. Por ejemplo, es más difícil que alguien se interese por las características del último modelo de aire acondicionado que ha sacado Toshiba que si le das la vuelta explicando que ahora los aparatos de climatización se pueden usar a través de una app móvil. (Siempre y cuando la información sea veraz, claro. Evita el sensacionalismo).

Dicho esto, no dudes en contar para tu empresa con la ayuda de un redactor sea o no freelance. Él sabrá cómo darle la vuelta a la tortilla para que los internautas comiencen a interesarse por tu empresa.