Comida de empresa: Cómo comunicar con eficacia

images (4)

Las comidas y cenas de empresa en Navidad se han puesto de moda. Las grandes empresas ya no solo se contentan con organizar un encuentro distendido con sus trabajadores, sino que cada vez es más usual intentar mantener una buena relación con los medios de comunicación que cubren o pueden llegar a cubrir algún día información relevante sobre la compañía. Por eso hemos preparado una pequeña receta navideña apta para todos los públicos para lograr una comunicación efectiva durante la comida o cena de empresa.

  1. No olvides confirmar asistencia. Sí,  SIEMPRE se debe ir a la comida o cena de empresa. A nadie se le perdona haberse escaqueado de una de las veladas más sonadas del año. Un encuentro que servirá para mantener buena relación y contactos. Solo hay un caso en el que puedes negarte a no asistir a dicha comida: si ellos invitan, pero tu pagas. No obstante, pasarás a formar parte de la lista negra del jefe. ¿Eres consciente, no?
  2. No bebas demasiado. De lo contrario de tu boca podrían salir opiniones sobre compañeros de trabajo , el jefe o sobre la propia empresa que nada te beneficiarán y que podrían perjudicar seriamente tu imagen.
  3. ¿Dónde sentarse? Si te sientas al lado de la persona con más influencia de la mesa, es decir, el director de la empresa o el jefe, el resto de los comensales podrían acusarte de ser pelota, pero míralo por el lado positivo, siempre se pueden afianzar de esa manera las relaciones con dicha persona.
  4. Hay que hablarle hasta a las piedras. En cualquier comida de empresa es mejor entablar conversación con todo el mundo, nunca sabes qué podrás sacar de cada persona.
  5. La vestimenta, muy importante. También se comunica por medio del atuendo. Vístete formal y elegante. Nada de vaqueros. Es una comida de empresa en la que vendes tu imagen personal.
  6. Y una vez estamos en plena comida, ¿de qué hablamos? Los temas política y religión son tabúes. Por lo cual es mejor que escojas otro. Pregunta a los asistentes por las vacaciones, por su día a día, por la familia o por temas de actualidad en los que no tenga nada que ver la política. El desarrollo de una ciudad también es un buen tema. Y si estáis en Navidad, qué mejor manera que mantener una conversación sobre las vacaciones navideñas o las nuevas atracciones que se han puesto en la ciudad para esas fechas.
  7. No te vayas ni el primero ni el último. Eso sí, cuando vayas a hacerlo agradécele al organizador de la comida o de la cena el que te haya invitado. Alaba los platos, aunque no te hayan gustado. Más vale guardar las apariencia. Por si acaso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s